Libros para mamá

viernes, 20 abril 2018 | A partir de 0 años | Sin comentarios

 Mamá se lo merece tooodooo, ¿no crees? Por eso lo mejor es decirle siempre “Te quiero” y si es con un libro que podéis compartir los dos, mejor.

Te quiero, mamá, muestra la relación tan especial que existe entre un niño y su mamá con espectaculares ilustraciones llenas de ternura. Para que madres e hijos disfruten juntos del mágico momento de leer un cuento.

 

 

 

En Te quiero un montón, Garbancito averiguará de cuáaaaaaantas formas lo quiere su mamá. Este precioso álbum de gran formato y con magníficas ilustraciones muestra cómo un momento cualquiera en la vida de una madre y su pequeño puede convertirse en la más tierna de las historias.

 

 

Todas nuestras madres se merecen un beso, un abrazo, ¡una gran MEDALLA!

 

Etiquetas: , ,

Tres de nuestros títulos en la Lista de Honor de la OEPLI

miércoles, 11 abril 2018 | Noticias | Sin comentarios

La Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil es la sección en España del IBBY.  Está conformada por las cuatro secciones que representan a las literaturas que se
desarrollan en las lenguas oficiales del Estado español: castellano, catalán, euskera y gallego. Han tomado la iniciativa de contribuir a la difusión internacional de nuestra LIJ mediante la elaboración de un catálogo donde se seleccionan obras publicadas durante el año anterior (2017) que se consideran significativas dentro de la gran producción existente.

De nuestros títulos, en la categoría de 0 a 6 destacan la obra de Lorenzo Silva, Nuna y la Luna. La historia de una niña de grandes ojos oscuros con los que lo mira todo, especialmente la Luna cuando brilla por la noche en el cielo, o reflejada sobre el mar, un lago, una piscina. A partir de 6 años, Chachi y Piruli tienen vergüenza, de María Menéndez-Ponte. Chachi es un duende que viste de verde y Piruli, un hada a la que le gusta el color malva. Los dos son grandes amigos y viven en un bosque precioso surcado por un río. Por las noches, Chachi y Piruli salen en busca de sueños: el hada los atrapa con un cazasueños antes de que se desvanezcan para siempre. Una noche, tras varias peripecias y algunos accidentes, atrapan un sueño precioso en el que unos niños se bañan en el mar. ¡Qué buena idea! A la mañana siguiente, Chachi y Piruli se colocan los bañadores y se van al río, seguidos por los animales del bosque. Nadan, bucean, hacen piruetas, pero de repente Piruli se da cuenta de que Chachi se ha puesto colorado, colorado, y no quiere salir del agua. ¿Qué le pasará? Habrá que leerlo.

 

Subimos de edad y para jóvenes a partir de 9 años nos encontramos con El libro de la selva, donde Concha López Narváez pone su poética y expresiva pluma al servicio de Rudyard Kipling y sus míticos personajes: Mowgli, Shere Khan, Baloo, Bagheera…, todos desfilan por las páginas de este precioso libro. Violeta Monreal, por su parte, ilustra la obra con su habitual espectacularidad y detalle. Una obra para atesorar.

 

Etiquetas: ,

‘Samuel casi no tiene miedo’, finalista del IV Premio del Libro “Ateneo Riojano”

martes, 10 abril 2018 | A partir de 3 años, Noticias | Sin comentarios

En su IV edición el Ateneo Riojano premia a los mejores libros publicados a lo largo del año anterior, 2017, escritos por autores riojanos o residentes y cuyos ganadores se darán a conocer en la gala del 27 de abril.

La obra de Juan Carlos Chandro, Samuel casi no tiene miedo, y de la ilustradora M.ª Luisa Torcida, ha sido reconocida como finalista en la categoría de Infantil y Juvenil. Es una historia para todos aquellos niños que, como el protagonista, se enfrentan a sus miedos y logra vencerlos.

Samuel casi no le tiene miedo a nada: ni a los perros, ni a las alturas, ni a los desconocidos, ni a las tormentas… ¡Ni siquiera les tiene miedo a las serpientes! Solo hay una cosa que sí le asusta un poquito… ¿Te animas a descubrir qué es?

 

El Premio del Libro “Ateneo Riojano’ (PLAR) nace en 2015 como reconocimiento y agradecimiento a todos los que se dedican a hacer libros, en cualquiera de sus facetas. Supone uno de los pilares de la Fiesta del Libro que desde 2015 se viene celebrando en torno a los días más próximos al 23 de abril, Día del Libro.

Según lo formulado en sus bases, en el PLAR se establecen cuatro categorías (narrativa, poesía, ensayo y divulgación e infantil y juvenil) que pretenden reconocer la labor creadora de autores naturales o residentes en la Comunidad Autónoma de La Rioja, premiándose los mejores libros publicados a lo largo del año anterior a la convocatoria corriente del Premio en curso.

 


Etiquetas: , , , ,

Yoga para pequeñitos

¿Sabes qué es el yoga?

El yoga es una tradición muy antigua que viene de la India y nos ayuda a relajarnos y a sentirnos felices. Las posturas de yoga imitan la naturaleza y a los animales. ¡Por eso cuando haces yoga, puedes rugir como un león o abrazar como un koala! Te estiras, te enrollas, te pones bocabajo o haces la forma de un puente. ¡Es muy divertido! ¡Puedes convertirte en tigre, en elefante, en saltamontes o incluso en tiburón! Yoga para pequeñitos, de Christiane Engel les enseña cómo hacerlo.

El yoga les hace fuertes y flexibles. Está especialmente recomendado para los niños más “movidos”, porque les ayuda a relajarse. Lo pueden practicar con los padres para pasar un buen rato. No importa que al principio no salgan las posturas, se perfecciona poquito a poquito.

 

 

Etiquetas: , ,

Las cartillas Micho para aprender a leer fueron un invento de tres maestras de Cuenca

lunes, 2 abril 2018 | Otros | Sin comentarios

“Es un método muy divertido. Creo que por eso fue un éxito tan grande”, dice una de las autoras

Felisa García, una de las autoras del sistema de lectoescritura Micho, posa con la primera edición, de 1981

Noticia de Verne

Morito, Canelo y Michín, hijos de papá Micho y mamá Gata, han enseñado a leer y a escribir a miles de españoles a través de sus aventuras. Esta es la primera, en la cartilla Micho, método de lectura castellana (1981), más conocida como la cartilla roja: “Cierto día, un feo abejorro pasó a su casa cuando los tres gatos estaban tranquilos y felices. El abejorro picó en la mano de Canelo que dijo: o, o, o, o, hasta que el abejorro asustado se marchó”.

El abejorro casi pica a Canelo

La imagen es de una de las cartillas que Felisa García guarda como un tesoro en su casa. Es una de las tres profesoras que crearon el popular método de lectoescritura. Nos recibe con todo el material de Micho (libros, guías para profesores, cintas musicales, letras de plástico…) sobre una cama de su casa en Madrid. “Es un método muy divertido. Creo que por eso fue un éxito tan grande”, dice García a Verne.

Micho es un icono para varias generaciones de españoles. La editorial, Bruño, asegura que en los años 80 y 90 vendieron cientos de miles de copias del método en toda España. La editorial asegura que los datos se han perdido tras un cambio de propiedad. Niños de tres a seis años aprendieron con los libros de los gatos, que pasaban de hermanos mayores a pequeños. Hasta se utilizaban para algún que otro insulto: “Este se ha quedado en el Micho 1”. Las ediciones más conocidas son las de 1981 y 1991.

A la izquierda, la edición de 1981. A la derecha, la de 1991

Estas cartillas nacieron hace 37 años en un colegio de Cuenca, provincia de García (73 años) y también de las otras dos autoras, Pilar Martínez (85) y María Isabel Sahuquillo (71). “Era el colegio Primo de Rivera. Ahora se llama colegio La Paz”, recuerda García. Empezaron a trabajar juntas en 1973. Eran las responsables de educación infantil junto a otra profesora más veterana, Emilia Canga-Argüelles. Aparece como autora en la primera cartilla, pero no en las posteriores.

Canga-Argüelles había trabajado bastante en la historia de unos felinos. “Emilia había escrito un cuento para enseñar con gatos. Era el principio de lo que se acabaría convirtiéndo en Micho”, recuerda Martínez. Las cuatro utilizaban el cuento en sus clases, una narración que hacía más atractivo un sistema de lectoescritura novedoso: el onomatopéyico, basado en enseñar los fonemas puros de cada letra (primero las vocales y luego las consonantes), asociados a señas mímicas (con manos, brazos, pies y el rostro), previas a la escritura.

Este método, desarrollado por el pedagogo Matías Martín Sanabria, supuso una revolución en la enseñanza en los años 60, como explica ABC en este artículo de 2017. “Estaba diseñado para adultos, dentro de la campaña de alfabetización de la época. Nosotras le añadimos la historia de los gatos y lo dotamos de otras muchas cosas: números, relación de letras y colores, conceptos espaciales, psicomotricidad…”, dice García. “Los niños disfrutaban una barbaridad. Aprendían pasándolo muy bien”, comenta Martínez.

De Cuenca a toda España

El método de estas tres profesoras se podía haber quedado en Cuenca, sin ningún rastro en el resto de España. Pero no fue así. En 1980, el colegio Primo de Rivera recibió a una inspectora del Ministerio de Educación. “Le encantó lo que vio. Los niños cantaban, bailaban, estaban alegres y, además, mucho más avanzados que en otros colegios. La inspectora nos animó a publicar el método. Nos dijo que si no lo quería ninguna editorial lo imprimían desde lo público”, cuenta García.

La seña de la ce era bastante sencilla

La editorial Bruño echó el lazo al método. Por entonces estaba claro que los protagonistas iban a ser los gatos ideados por la veterana del colegio. “En mi tierra, a los gatos se les llama Micho. De ahí el nombre. Los nombres de los gatos son fáciles: papá Micho y mamá Gata no hay ni que explicarlos, Michín porque se parecía al padre, Canelo porque es de color canela y Morito porque es negro”, indica García. Era otra época.

Lo mucho que hemos cambiado como sociedad desde entonces también se nota en el inicio del primer cuento: “El papá era Micho. Tenía una moto para ir al trabajo unas veces, y otras, para divertirse. La mamá, que se llamaba Gata, era una excelente ama de casa. Limpiaba, hacía la comida y por la noche contaba cuentos a sus hijitos antes de irse a la cama”.

Las autoras se repartían el trabajo: García pintaba los dibujos (“los hice con plastidecor”), Martínez desarrollaba los fonemas (“es una parte muy importante”) y Sahuquillo elaboraba textos y daba forma al todo (“era la que mejor me apañaba con la tecnología”). Las historias de cada cuento eran ideadas por todas, que se reunieron durante varios meses en casa de Sahuquillo hasta que terminaron la primera cartilla.

Han pasado casi cuatro décadas desde la primera edición del método, un éxito desde el principio. “Se vendieron cientos de miles de copias el primer curso. Viajé por toda España para promocionar las cartillas. La querían en todos sitios”, recuerda García. Varias generaciones de profesores han enseñado a sus alumnos con las cartillas Micho. “Cuando digo que soy una de las autoras, los profesores siempre me hacen muchas preguntas y me dicen lo importante que ha sido para ellos”, añade García.

Arriba, la edición de 1981. Abajo, la de 1991. El cuento era el mismo: “Pronto pasó por allí la mula Castaña rebuznando y al ver caído al gatito también quiso reírse. Pero ella no sabía hacer como los gatitos; solo sabía rebuznar: a, a, a, a”.

En su conversación con Verne, las tres destacan los detalles que hacían diferente el módelo. “Por ejemplo, introdujimos la asociación de fonemas con colores. Los sonidos fuertes eran de colores como el rojo. Los débiles, de azul. Se familiarizaban con letras y fonemas antes de empezar a escribir”, indica Sahuquillo. Algunas de las personas que fueron a educación infantil entre los 80 y los 90 con los que hablamos antes de hacer este artículo reconocen que siguen asociando las letras con colores.

En la primera edición, las tres compañeras del colegio de Cuenca eran las que cantaban en las cintas de casette, uno de los elementos más importantes del método Micho. Para la edición de 1991, la editorial contrató a un cantante profesional. También incorporó una ilustradora. El dibujo de los gatos cambió más todavía en los dos últimas ediciones, las de 2000 y 2003.

“Estas ediciones renovadas han funcionado peor que las otras”, indica García, un dato que confirman desde la editorial. Sin referencias exactas de las ediciones de 1981 y 1991, las 400.000 copias vendidas de las ediciones de 2000 y 2003 son “pocas” en comparación, aseguran desde Bruño. Así lucen hoy Morito, Canelo y Michín.

A la derecho Morito. A la izquierda, Canelo y Michín

Sin entrar en cifras, García asegura que ganaron “algo de dinero” con los libros Micho, especialmente durante los 80 y los 90. Cada una de ellas siguió enseñando en sus clases de educación infantil con su método hasta la jubilación. Y siguen siendo amigas. “A lo mejor ahora hay otro grupo de profesoras que esté a punto de sacar un método que triunfe como el nuestro. ¿Mi consejo? Que anoten todo lo que aprendan en el aula, que les servirá en el futuro a ellas y a las generaciones que vengan”, añade García, cuyos nietos aprenden a leer y a escribir con las aventuras de estos tres gatos.

 

Fuente: Verne

Para papá, un libro

lunes, 12 marzo 2018 | A partir de 3 años, Otros | Sin comentarios

¿Sin ideas para regalarle a papá el próximo día 19 de marzo? ¡Corre a por un libro!

Seguro que casi todos conocéis este álbum de Jo Witek, En los brazos de mi papá, una de nuestras últimas incorporaciones a la colección Cubilete. Un libro con troquelados que explora la profunda y maravillosa relación entre una niña y su papá, una relación que se resumen así: «Me encanta cuando los brazos de mi papá son solo para mí. Salto sobre sus rodillas, pego la cara a su cuello y, como por arte de magia, me encuentro en una especie de nido calentito, blando, supersuave, ¡y siempre lleno de besos!».

También la relación especial que existe entre un niño y su papá queda vivamente reflejada en Te quiero, papá. de Giles Andreae, con fantásticas ilustraciones llenas de ternura.

Papá es nuestro héroe y se merece una medalla.

Etiquetas: , ,

Receta: cupcakes de vainilla con huellas de lobo

viernes, 9 marzo 2018 | A partir de 6 años | Sin comentarios

Receta para 12 cupcakes

INGREDIENTES:
140 g de azúcar blanco
120 g de harina de cuento*
1¼ cucharadita de levadura
1 pizca de sal mágica*
40 g de mantequilla sin sal (en pomada)
120 ml de leche entera
1 huevo de gallina de La Granja de mi Tío*
¼ cucharadita de esencia de vainilla

Para preparar los cupcakes:
1. Pídele a un mayor que te ayude a precalentar el horno a 170 oC.
2. Ponte un delantal y prepara los ingredientes.
3. En un bol grande mezcla el azúcar, la harina, la levadura, la sal y la mantequilla y remueve
hasta que la masa tenga el mismo aspecto que la arena de playa.
4. Añade lentamente la mitad de la leche (60 ml) y remueve.
5. En otro bol bate el huevo, la esencia de vainilla y el resto de la leche.
6. Añade la mezcla del huevo a la mezcla de la harina. Remuévelo todo hasta que la masa
te quede tan suave como el pelo de Sabueso.
7. Pon los moldes de los cupcakes en una bandeja de horno y llena solo las 2/3 partes
de cada uno con la masa.
8. Pídele a un mayor que los meta en el horno durante 20-25 minutos,
hasta que la parte de arriba esté dorada, los pinche con un palillo y este salga limpio.
9. Pídele a un mayor que ponga los cupcakes a salvo de lobos
hambrientos y déjalos enfriar mientras preparas el glaseado.

Para preparar el glaseado:
10. Bate la mantequilla y el azúcar glas, y después añade lentamente
la leche y el extracto de vainilla. Sigue batiendo hasta que la mezcla tenga
el aspecto de una nube esponjosa.
11. Glasea los cupcakes y decóralos con huellas de lobo hechas
con perlitas y monedas de chocolate.

Para decorar:
80 g de mantequilla sin sal
250 g de azúcar glas
25 ml de leche entera
¼ cucharadita de extracto de vainilla
Perlitas y monedas de chocolate

*Los ingredientes normales también sirven.

Necesitas la ayuda de un mayor.

 

 

Esta receta está dentro del libro Sky, detective. El caso de la Abuelita desaparecida, de Jane Clarke.

Etiquetas: , ,

Ellas fueron importantes, muy importantes

martes, 6 marzo 2018 | Otros | Sin comentarios

Etiquetas: , , ,

Chi-Ki, una sincera y tierna historia sobre la amistad, la solidaridad y el respeto a la diversidad.

¿Conseguirá Chi-Ki encajar en su nuevo hogar?
La familia Lu viaja al lejano país de Osolandia para empezar una nueva vida allí. Pero el pequeño Chi-Ki Lu lo encuentra todo tan extraño… ¡Se siente tan diferente a los demás osos…! Sin embargo, cuando algunos de ellos tienen un problema, ¡Chi-Ki no duda en ayudarlos!

Comentario de la autora, Sujean Rim:
“Cuando era pequeña, no me gustaba que me preguntaran «¿De dónde eres?» porque me hacía sentir una extraña. Siempre respondía: «Soy de aquí, una americana nacida en Brooklyn». Yo solo quería encajar. Pero cuando empecé a pensar en que mis padres habían emigrado a Estados Unidos, me di cuenta de lo fácil que había sido todo para mí en realidad. Ellos nacieron y crecieron en Corea del Sur y, como muchos otros, creían en el sueño americano, en la idea de que al trasladarse a Estados Unidos tendrían una vida mejor y también podrían ofrecerles un mejor futuro a sus hijos.

(…)
Tuvieron que mudarse varias veces en busca de mejores oportunidades de trabajo, y al no contar con la ayuda de nadie ni conocer a ningún otro coreano, se vieron obligados a aprenderlo todo ellos solos. Mis padres no solo eran físicamente diferentes, sino que apenas hablaban inglés y, además, tenían miles de costumbres distintas. «¿De dónde venís?» siempre iba acompañado de «¿No habláis inglés?» y de «¿Pero es que no sabéis cómo se hace esto?». Tuvieron que soportar todo tipo de miradas, y como puedes imaginarte, aquello no siempre fue agradable. Pero, a pesar de lo perdidos que se sentían, de lo difícil que era hacer la compra… mis padres lo soportaron.

(…)
Su viaje fue mi inspiración para crear a la familia Lu. Ya que los pandas se encuentran principalmente en China y mis padres venían de Corea, decidí basarme en ambas culturas asiáticas.

En las ilustraciones de todo el libro hay detalles de ambos países, pero el que más me gusta es el barco en el que la familia Lu llega a Osolandia: Hice las velas a partir de un viejo artículo de un periódico coreano que encontré, y que trataba de mi padre y de sus días como atleta. Este libro es el regalo más valioso que podía hacerles a mis padres, pero también está dedicado a cualquiera que se haya sentido alguna vez como un pez fuera del agua, como un bicho raro… o como un pequeño panda regordete en un gran mundo de osos.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Receta: Cupcakes de jengibre con colorines

lunes, 26 febrero 2018 | A partir de 6 años | Sin comentarios

Receta para 12 cupcakes

INGREDIENTES:
120 g de harina mágica*
140 g de azúcar blanco
1½ cucharadita de levadura
½ cucharadita de canela molida
½ cucharadita de jengibre molido
1 pizca de sal de cuento*
40 g de mantequilla sin sal (en pomada)
120 ml de leche entera de La Granja de mi Tío*
1 huevo
¼ cucharadita de extracto de vainilla

Para preparar los cupcakes:
1. Pídele a un mayor que te ayude a precalentar el horno a 170 oC.
2. Ponte un delantal y prepara los ingredientes.
3. En un bol grande mezcla la harina, el azúcar, la levadura, la canela, el jengibre, la mantequilla
y la sal y remueve hasta que la masa quede como la tierra del huerto de La Granja de mi Tío.
4. Añade lentamente 60 ml de leche y remueve.
5. Incorpora el huevo y el extracto de vainilla y sigue mezclando todo bien.
6. Añade el resto de la leche y bate hasta que la mezcla quede tan suave como el pelo de Sabueso.
7. Pon los moldes de los cupcakes en una bandeja de horno y llena solo las 2/3 partes
de cada uno con la masa.
8. Pídele a un mayor que los hornee durante 20-25 minutos,
hasta que la parte superior esté dorada, los pinche con un palillo y este salga limpio.
9. Pídele a un mayor que ponga los cupcakes a salvo
de zorros astutos y déjalos enfriar mientras preparas el glaseado.

Para preparar el glaseado:
10. Bate la mantequilla y el azúcar, y después añade todo el queso cremoso.
Sigue batiendo hasta que la mezcla tenga el aspecto de una nube esponjosa.
11. Glasea los cupcakes y decóralos con fideos o perlitas de colores.

Necesitas la ayuda de un mayor.

 

 

 

 

 

Esta receta está dentro del libro Sky, detective. El caso de la Abuelita desaparecida, de Jane Clarke.

Etiquetas: , ,