diversidad

Chi-Ki, una sincera y tierna historia sobre la amistad, la solidaridad y el respeto a la diversidad.

¿Conseguirá Chi-Ki encajar en su nuevo hogar?
La familia Lu viaja al lejano país de Osolandia para empezar una nueva vida allí. Pero el pequeño Chi-Ki Lu lo encuentra todo tan extraño… ¡Se siente tan diferente a los demás osos…! Sin embargo, cuando algunos de ellos tienen un problema, ¡Chi-Ki no duda en ayudarlos!

Comentario de la autora, Sujean Rim:
“Cuando era pequeña, no me gustaba que me preguntaran «¿De dónde eres?» porque me hacía sentir una extraña. Siempre respondía: «Soy de aquí, una americana nacida en Brooklyn». Yo solo quería encajar. Pero cuando empecé a pensar en que mis padres habían emigrado a Estados Unidos, me di cuenta de lo fácil que había sido todo para mí en realidad. Ellos nacieron y crecieron en Corea del Sur y, como muchos otros, creían en el sueño americano, en la idea de que al trasladarse a Estados Unidos tendrían una vida mejor y también podrían ofrecerles un mejor futuro a sus hijos.

(…)
Tuvieron que mudarse varias veces en busca de mejores oportunidades de trabajo, y al no contar con la ayuda de nadie ni conocer a ningún otro coreano, se vieron obligados a aprenderlo todo ellos solos. Mis padres no solo eran físicamente diferentes, sino que apenas hablaban inglés y, además, tenían miles de costumbres distintas. «¿De dónde venís?» siempre iba acompañado de «¿No habláis inglés?» y de «¿Pero es que no sabéis cómo se hace esto?». Tuvieron que soportar todo tipo de miradas, y como puedes imaginarte, aquello no siempre fue agradable. Pero, a pesar de lo perdidos que se sentían, de lo difícil que era hacer la compra… mis padres lo soportaron.

(…)
Su viaje fue mi inspiración para crear a la familia Lu. Ya que los pandas se encuentran principalmente en China y mis padres venían de Corea, decidí basarme en ambas culturas asiáticas.

En las ilustraciones de todo el libro hay detalles de ambos países, pero el que más me gusta es el barco en el que la familia Lu llega a Osolandia: Hice las velas a partir de un viejo artículo de un periódico coreano que encontré, y que trataba de mi padre y de sus días como atleta. Este libro es el regalo más valioso que podía hacerles a mis padres, pero también está dedicado a cualquiera que se haya sentido alguna vez como un pez fuera del agua, como un bicho raro… o como un pequeño panda regordete en un gran mundo de osos.

 

Etiquetas: , , , , , ,